Gran Via de Carles III, 98, Torre Nord, 3a pl., 08028 Barcelona

Desengrasantes industriales

Los desengrasantes industriales son productos químicos diseñados para eliminar grasas y suciedades difíciles de diversas superficies. Estos productos son esenciales en sectores como la hostelería, la industria automotriz y el mantenimiento de suelos industriales. Su composición puede ser ácida, neutra o alcalina, adaptándose a diferentes necesidades de limpieza. Lumar Química ofrece una amplia gama de desengrasantes industriales efectivos y seguros para múltiples aplicaciones.

¿Qué es un desengrasante industrial?

Un desengrasante industrial es un producto químico formulado específicamente para eliminar grasas y aceites de diversas superficies. Estas formulaciones están diseñadas para actuar sobre una amplia gama de grasas, desde las de origen animal hasta las minerales, proporcionando una limpieza profunda y eficiente.

Entre las composiciones más comunes se encuentran las sustancias ácidas, neutras y alcalinas. Cada una de estas composiciones tiene propiedades específicas que permiten una eliminación eficaz de los residuos grasos.

  • Ácidos: suelen ser ideales para limpiar depósitos de minerales y residuos calcáreos.
  • Neutros: se emplean en limpiezas generales donde se busca un equilibrio entre eficacia y seguridad en una variedad de superficies.
  • Alcalinos: son muy potentes y están diseñados para eliminar grasas y aceites especialmente rebeldes.

La formulación de los desengrasantes industriales les permite actuar como solventes, descomponiendo y eliminando las moléculas de grasa de manera efectiva. Algunos de estos productos también incluyen compuestos desinfectantes, bactericidas y fungicidas, que aseguran no solo una limpieza visible, sino también higiénica.

Composición de los desengrasantes industriales

La efectividad de un desengrasante industrial radica en su composición química. Según sus componentes, pueden clasificarse en ácidos, neutros y alcalinos.

Desengrasantes ácidos

Los desengrasantes ácidos se caracterizan por su capacidad para disolver depósitos de minerales y residuos calcáreos. Contienen ácidos fuertes, como el ácido clorhídrico o el ácido fosfórico, que reaccionan con los depósitos minerales, descomponiéndolos para facilitar su eliminación.

Estos productos son ideales para limpiar superficies que acumulen incrustaciones minerales, tales como las de cocinas industriales, maquinaria pesada que entra en contacto con agua dura o equipos de procesamiento de alimentos. Sin embargo, requieren precaución, ya que pueden ser corrosivos para ciertos materiales, como el aluminio o el mármol. Es crucial seguir las instrucciones del fabricante y asegurarse de que las superficies sean compatibles.

Desengrasantes neutros

Los desengrasantes neutros se identifican por su pH equilibrado, cercano al 7, lo que los hace adecuados para una amplia gama de superficies y aplicaciones. Son especialmente útiles en situaciones donde se requiere una limpieza eficaz sin el riesgo de dañar los materiales sensibles o la piel del operario.

Su composición incluye tensoactivos que reducen la tensión superficial del agua, mejorando su capacidad de disolver y eliminar grasas y aceites. Este tipo de desengrasante es versátil, utilizado en la limpieza de suelos, paredes y equipos en la industria alimentaria y la hostelería, donde la seguridad alimentaria es primordial. Al ser menos agresivos, permiten una limpieza frecuente sin riesgo de dañar las superficies.

Desengrasantes alcalinos

Los desengrasantes alcalinos son conocidos por su alta capacidad para eliminar grasas y aceites rebeldes, gracias a su pH elevado. Contienen compuestos como el hidróxido de sodio (sosa cáustica) o el hidróxido de potasio, que descomponen las moléculas de grasa de manera muy eficaz.

Su uso es común en la limpieza de piezas mecánicas, motores y superficies en talleres automotrices e industrias donde la acumulación de grasas es significativa. Los desengrasantes alcalinos no solo disuelven la grasa, sino que también tienen propiedades desinfectantes, lo que los hace apropiados para ambientes que requieren una alta higiene. Sin embargo, su potencia implica tomar medidas de precaución adicionales, como el uso de equipo de protección personal adecuado, para evitar daños en la piel o los ojos.

Propiedades y Aplicaciones Clave

  • Poder Desengrasante: Alta eficacia en la eliminación de grasas y aceites pesados.
  • Limpieza de Superficies: Ideal para superficies industriales resistentes como acero inoxidable y utensilios de cocina utilizados en industrias.
  • Protección Contra la Corrosión: Muchos desengrasantes alcalinos incluyen inhibidores de corrosión para proteger las superficies metálicas durante la limpieza.

A pesar de su efectividad, los desengrasantes alcalinos deben utilizarse con cuidado para evitar daños en superficies susceptibles y siempre bajo las recomendaciones del fabricante para obtener los mejores resultados.

 

Sectores de aplicación de los productos químicos

Los fabricantes de productos químicos en España atienden la demanda de diversos sectores industriales que necesitan utilizar estos productos en sus procesos productivos. A continuación, se describen los principales sectores de aplicación de los productos químicos en España:

  • La construcción es uno de los sectores más importantes para la industria química española. Los productos químicos se utilizan para la fijación de materiales, la protección de superficies, la mejora de la resistencia al fuego y la impermeabilización.
  • La fabricación de automóviles es otro de los principales clientes de la industria química española. Los productos químicos se utilizan en la producción de componentes plásticos y composites, en la pintura y en los adhesivos. Además, los productos químicos son esenciales en la producción de lubricantes y otros fluidos utilizados en el mantenimiento de los vehículos.
  • La cosmética y la farmacéutica son otros de los sectores industriales que demandan productos químicos en España, especialmente ingredientes activos y excipientes.
  • La industria alimentaria es otro de los sectores que necesita productos químicos para la elaboración de productos alimenticios, como conservantes, acidulantes, antioxidantes y colorantes.
  • La industria textil utiliza productos químicos para la fabricación de fibras y la producción de tintes y acabados.
  • La industria papelera utiliza productos químicos en los procesos de blanqueamiento y en la producción de tintas y adhesivos.
  • Los productos químicos también se utilizan en el mantenimiento industrial de maquinarias y equipos. Los productos químicos se utilizan para la limpieza y desengrase de superficies, para la eliminación de óxido y corrosión, y para la protección de las superficies tratadas.

Tipos de desengrasantes industriales

La variedad de desengrasantes industriales se clasifica según distintos criterios, los cuales determinan sus características y aplicaciones. Estos criterios incluyen su naturaleza química, el método de aplicación y su forma de presentación.

Según su naturaleza química

Los desengrasantes industriales se clasifican en tres categorías principales según su composición química: ácidos, neutros y alcalinos. Cada uno tiene propiedades específicas que determinan su eficacia en diferentes situaciones.

Desengrasantes ácidos

Los desengrasantes ácidos están formulados para eliminar depósitos minerales y residuos calcáreos, como incrustaciones de cal y otros depósitos difíciles. Su efectividad es especialmente notable en superficies de acero inoxidable y equipos que están en contacto con agua dura. Sin embargo, deben usarse con precaución en superficies sensibles debido a su potencial corrosivo.

Desengrasantes neutros

Los desengrasantes neutros son versátiles y seguros para una amplia variedad de superficies. Al tener un pH balanceado, son apropiados para limpiezas generales donde se requiere un equilibrio entre eficacia y seguridad. Son ideales para su uso en superficies delicadas y equipos eléctricos, donde la corrosión podría ser un problema.

Desengrasantes alcalinos

Los desengrasantes alcalinos son extremadamente potentes y eficaces para eliminar grasas, aceites y otros residuos orgánicos difíciles. Son ideales para limpiezas más agresivas y son comúnmente utilizados en talleres mecánicos, cocinas industriales y plantas de procesamiento de alimentos. Su alto pH les permite romper y solubilizar moléculas de grasa de manera rápida y efectiva, aunque deben ser manejados con cuidado debido a su naturaleza cáustica.

Según el método de aplicación

El método de aplicación también determina la eficiencia y el tipo de desengrasante a utilizar. Los métodos más comunes son la aplicación manual, por inmersión y por aspersión, cada uno adecuado para diferentes contextos y necesidades.

Aplicación manual

La aplicación manual es uno de los métodos más utilizados y consiste en aplicar el desengrasante directamente sobre la superficie a través de cepillos, esponjas o fregonas. Este método es ideal para limpiezas detalladas y controladas, permitiendo un contacto directo con la superficie y una manipulación específica de las áreas más sucias. Es común en la limpieza de cocinas industriales, componentes mecánicos y otras superficies donde se requiere atención individual.

Aplicación por inmersión

La aplicación por inmersión implica sumergir las piezas que necesitan limpieza en una solución de desengrasante. Este método es altamente eficaz para asegurar una limpieza uniforme, especialmente en piezas pequeñas y complejas que tienen áreas difíciles de alcanzar. Se utiliza ampliamente en talleres de maquinaria y laboratorios, donde la limpieza exhaustiva de componentes es crucial.

Aplicación por aspersión

El método de aspersión consiste en pulverizar el desengrasante sobre grandes superficies o equipos mediante sistemas de pulverización. Este método es útil para la limpieza de amplias áreas industriales, como suelos y maquinaria de gran tamaño, garantizando una distribución uniforme del producto. Es eficiente para procesos de mantenimiento en industrias automotrices y fábricas.

Según su forma de presentación

La presentación del desengrasante también juega un papel crucial en su selección y uso. Los desengrasantes pueden venir en forma líquida, en espuma o en gel, cada uno con ventajas específicas según la aplicación.

Desengrasantes líquidos

Los desengrasantes líquidos son los más comunes y versátiles debido a su facilidad de aplicación y alta capacidad de penetración en superficies sucias. Son adecuados para una amplia gama de aplicaciones, desde la limpieza de motores y maquinaria industrial hasta la higiene en cocinas profesionales. Su consistencia líquida permite una cobertura rápida y efectiva.

Desengrasantes en espuma

Los desengrasantes en espuma son ideales para superficies verticales, ya que su estructura espumosa les permite adherirse por más tiempo, proporcionando un tiempo de acción más prolongado. Esto es especialmente útil para la limpieza de campanas extractoras, paredes y equipos de cocina que requieren una desincrustación profunda de grasas adheridas.

Desengrasantes en gel

Los desengrasantes en gel son especialmente eficaces para tratar superficies con suciedad muy adherente y resistente. Su consistencia espesa permite una aplicación controlada y focalizada, lo que resulta en una limpieza más efectiva en áreas problemáticas. Este tipo de desengrasante es ideal para limpiezas específicas donde se requiere un poder de permanencia y acción prolongada.

Desengrasantes industriales fuertes

Los desengrasantes industriales fuertes son productos especialmente formulados para combatir las grasas y aceites más resistentes en diversas aplicaciones industriales. Estos productos se caracterizan por su alta concentración de ingredientes activos que les permiten disolver y remover depósitos acumulados de grasa de forma rápida y eficiente.

La elección de desengrasantes industriales fuertes es fundamental en entornos donde la limpieza profunda y la eliminación de contaminantes difíciles son esenciales. Entre sus principales características encontramos:

  • Alta concentración: Estos desengrasantes contienen una mayor proporción de agentes limpiadores, lo que aumenta su efectividad.
  • Poder desincrustante: Son capaces de penetrar y disolver grasas endurecidas y residuos acumulados con el tiempo.
  • Eficacia rápida: Actúan en un tiempo menor, facilitando la limpieza en procesos industriales donde la rápida eliminación de residuos es vital.

La aplicación de desengrasantes fuertes varía según la naturaleza de la suciedad y las superficies a tratar. A continuación, se presentan algunos usos comunes:

Aplicaciones comunes de desengrasantes industriales fuertes

  • Industria automotriz: Perfectos para la limpieza de motores muy sucios, llantas y piezas mecánicas con grasa incrustada.
  • Hostelería: Ideales para eliminar la acumulación de grasas en cocinas industriales, campanas extractoras, parrillas y planchas.
  • Suelos industriales: Utilizados para la limpieza de suelos en fábricas, garajes y talleres, eliminando manchas difíciles y mejorando la seguridad al reducir el riesgo de resbalones.
  • Industria alimentaria: Adecuados para la eliminación de residuos orgánicos y grasas en áreas de preparación y procesamiento de alimentos.

Bases y aditivos

Lumar Química es una empresa destacada en la comercialización y distribución de desengrasantes industriales de alta eficacia. Ofrecemos una amplia gama de productos diseñados para satisfacer las necesidades específicas de diferentes sectores industriales. Comercializamos bases y aditivos de desengrasantes industriales que garantizan una limpieza eficaz sin comprometer el medio ambiente. Su formulación respeta las normativas ambientales y son seguros para el uso en diferentes entornos industriales.